SABIDURÍA ANDINA DEL CORAZÓN

Las Iniciaciones de la Tierra en la Espiritualidad Andina

 

“Por medio de ritos, el hombre religioso puede “pasar” sin peligro

 de la duración temporal ordinaria, al tiempo sagrado.”

(Mircea Eliade)

Muchas han sido las tradiciones en la Tierra que han hablado de la Iniciación, momentos culminantes en el desarrollo espiritual que marcan un antes y un después e indican que se ha concluido una etapa y comienza otra. La iniciación es una transición de muerte-renacimiento, la persona deja de ser lo que habitualmente ha sido para ser alguien diferente, tras el rito de iniciación, el neófito vuelve a su comunidad como un desconocido para sí mismo y para las personas de su entorno. A partir de ahora le queda un largo sendero para llegar a la verdad de sí mismo, para descubrir quien es y a quién pertenece.

 

LA TRADICIÓN ANDINA Y LA SABIDURÍA DEL PUEBLO QERO.

En la tradición andina los ritos iniciáticos marcan el paso de un nivel de conciencia a otro. La conciencia y la percepción ordinaria del ser humano, que no ve más allá de sus propios deseos y preocupaciones, da paso a una conciencia y una percepción extraordinaria que comienza a percibir una Realidad mucho mayor, todo un universo de energía despierta ante la atónita mirada del neófito que se descubre parte de un cosmos infinito y descubre también su responsabilidad en el sostenimiento de toda vida.

Pero el rito iniciático, con sus diferentes grados, es tan solo el fin del largo camino interior recorrido, y solo es posible si el iniciando ha sido instruido, ha aceptado la instrucción y se ha comprometido desde el fondo del corazón con los siguientes pasos, porque en realidad la iniciación es un comienzo, tan solo un comienzo.

El pueblo Qero, últimos descendientes de los Inkas, han guardado durante cientos de años el conocimiento ancestral de la Tierra, en sus ofrendas e iniciaciones conectan con los elementos de la naturaleza, con el espíritu de las montañas (Apus) y despiertan una sabiduría milenaria que renace hoy para mostrar un mapa y un camino hacia el despertar, recuperando los valores del Espíritu.

 

UJU MANTA APU LLALLAQ CHASCA: El espíritu brillante como una estrella que mora en nuestro interior.

Este proceso interior, recorrido con amor y consciencia en la vida cotidiana parte de una concepción de la vida y del mundo como un organismo vivo del cual el ser humano es tan solo una pequeña parte. Para la espiritualidad andina, la Tierra es una entidad consciente, Madre Natura, que acoge, guía y nutre a todos sus hijos. El ser humano, hijo de la Pachamama y Pachacamac, guarda en su interior una joya preciosa, emanación del gran Dios Padre-Madre, un pequeño espíritu, brillante como una estrella, que pugna por crecer y asimilar más y más la sustancia divina para ser como ILLA TEQSE, su Ser o Espíritu.

Pero esta chispa divina, UJU MANTA APU LLALLAQ CHASCA, no puede integrarse de forma mecánica al Gran Padre-Madre, solo podrá volver al Hogar, al gran Wiracocha, si de forma voluntaria opta por librar la batalla interior contra sí mismo, contra su propio ego que le impulsa a seguir el camino del mínimo esfuerzo, de la inconsciente repetición incesante de hábitos, procesos mentales, actos, emociones, palabras, que le atan a la Gran Rueda Pachaytusan o, como se dice en la terminología del hinduismo, a la Rueda del Samsara.

 

LAS INICIACIONES DE LA MADRE TIERRA

Esta gran batalla interior comienza con las poderosas pruebas de la Madre Tierra, y vienen determinadas por los elementos de la Naturaleza: La Tierra, Pachamama, el Aire, Waira, el Agua, Yacu, el Fuego, Nina. Espíritus sabios, que conducen al iniciado a la profundidad de su mundo interior para que pueda afrontar objetivamente la realidad de su psique, sin justificaciones, fantasías o negaciones. A través de estas pruebas el iniciado se entrena como Guerrero Celestial capaz de enfrentar con honestidad todo su mundo interior.

 

INICIACIÓN DE LA TIERRA: CONFIANZA

“Las iniciaciones de la Tierra sirven para replantearnos nuestro nacimiento físico y espiritual. ¿Cómo querríamos volver a nacer si tuviéramos la oportunidad?” (Juan Ruiz Naupari)

La Tierra, cuerpo físico, materia, realidad tridimensional, las relaciones, el mundo de aquí-ahora. Todo lo visible está conectado con la iniciación de la Tierra.

En las iniciaciones de la Tierra entramos en el vientre de la Pachamama, lugares especiales donde la energía de la Madre permanece especialmente activa. La iniciación de la Tierra es un momento “entre vidas”. Estás en el vientre de la Madre, es el momento de revisar tu vida pasada: cuales fueron tus errores? Cuales fueron tus aciertos? Donde no amaste lo suficiente? Qué te queda por aprender? Qué has de rectificar? Como quieres vivir en tu próxima existencia? Sabes de donde vienes? Es el momento de conectar con tu linaje, reconocerlo y honrarlo.

 

INICIACION DEL AGUA: ADAPTABILIDAD

“Además del agua física, que tiene el poder de limpiar material y energéticamente, están las Aguas de la Vida en el universo. Estas aguas pertenecen al Gran Océano, del que vienen estas montañas para luego regresar al Océano otra vez. Estas Aguas guardan un Gran Misterio. Escúchenlo”. (Juan Ruiz Naupari)

El agua limpia, el agua sana, el agua refresca. Agua cristalida que es origen de toda vida, agua sagrada sin la cual todo perece. La iniciación del agua está relacionada con la conservación de la Vida, con la energía sublime que da la fuerza y el impulso para caminar hacia el Espíritu. Aprender del Agua, escuchar su canto más allá de su voz cristalina o del rumor de sus olas, escuchar sin expectativas ni miedos… y dejarse conducir por esa Voz Interior que guía y acompaña para transitar el territorio desconocido de nuestra propia alma.

 

INICIACION DE FUEGO: SERENIDAD

La mayoría de las experiencias espirituales contienen el elemento Fuego como su característica principal. La experiencia divina tiene una cualidad que está conectada con el fuego”. (Juan Ruiz Naupari)

El fuego es la hoguera que purifica, la llama que enciende, brasas que marcan el corazón del iniciado, pero también rayo de sol que ilumina, calienta y transforma. El secreto del fuego en la psique es la serenidad y la dulzura; la ira y la impaciencia con todos sus disfraces han de ser entregadas a las llamas ardientes. La vida traerá dificultades naturales, el ego generará conflictos en las relaciones pero el fuego de nuestro interior está hecho para ser cálida caricia que ilumina y no para arrasar sin compasión los obstáculos que se oponen a nuestros deseos humanos.

 

INICIACION DE AIRE: DESAPEGO

Sólo mediante la anulación del proceso mental podremos entrar al corazón, por eso se llama la prueba del aire, del aire interior, donde se mueven nuestros pensamientos, que debemos aprender a acallar”. (Juan Ruiz Naupari)

El viento sopla en los rincones recónditos del alma, a veces torbellino, a veces brisa, otras veces huracán. Levanta la polvareda de la ilusión, de las creencias y las ideas; el secreto del aire es volar, sin apegos, sin quejas, con plena confianza, soltando con amor lo que fue, recibiendo con alegría lo que será.

 

EL CORAZÓN DEL INICIADO: AMOR

“Y los cuatro elementos se reúnen en el corazón del iniciado y rinden culto al quinto elemento: el Amor”. (Juan Ruiz Naupari)

El camino ha comenzado, el iniciado sabe ahora hacia donde va. Está postrado ante el altar que simboliza el corazón auto-realizado, los elementos que contempla sobre él son fruto de su sincera aspiración para alcanzar los reinos de la Vida Verdadera, son sus cualidades eternas que ahora conoce.

Con las armas del espíritu recién conquistadas: confianza, adaptabilidad, desapego, serenidad, avanza con firmeza, voluntad y alegría por la senda que le lleva más allá de sí mismo. El Espíritu Brillante como una Estrella que mora en su interior resplandece.

.

Maite Pardo Sol

Psicoterapeuta Transpersonal

Facilitadora de Pneuma Transpersonal Training

Especialista en Chamanismo Esencial y Trabajo con los Sueños

 

Print Friendly, PDF & Email