HUYES DEL AMOR

Quizá piensas que lo buscas, que lo llamas y lo anhelas, pero no, fíjate bien.

Huyes del Amor.

Huyes de El cuando niegas una palabra amable, una sonrisa, una mirada.

Lo rechazas cuando te escondes, cuando no ofreces una mano amiga, cuando no das un paso más para aliviar el sufrimiento de otro ser humano, tu hermano.

Pones una barrera entre el Amor y tu cuando abrazas el miedo, el resentimiento, la irritación, los celos, el estrés, la apatía.

Dices que buscas el Amor, mientras te mantienes alerta, poniendo excusas, porque en el pasado te dañaron o dañaste.

Muy en el fondo, sabes que el Amor romperá tus creencias, tus límites, las estrechas estructuras que te mantienen atrapado pero seguro y confortable y justo de eso es de lo que huyes, sin saberlo.

Puedes seguir pensando que “tienes mala suerte”, que “no hay para ti”; pero decir que buscas el Amor,  que esperas el Amor o hablar constantemente del Amor no te llevará a encontrarlo.

Necesitas un “SI” rotundo y definitivo, en lo más profundo de tu alma. Necesitas un grito silencioso que, a pesar del miedo y la desconfianza (en ti, en los otros y en Dios) o, mejor dicho, mientras los trasciendes y eliminas, rompa tus barreras y te fuerce a mirar cara a cara el Rostro del Amor presente en toda la Creación y a reconocerlo en el otro y en ti, por más nublado que esté el día.

A partir de ahí, podrás poner ese Amor en todo lo que tocas, lo que dices, lo que miras, lo que piensas… sólo así podrás decir que lo has encontrado.

Maite Pardo Sol

Tienes alguna pregunta o comentario?

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , , , , ,